Un abuso policial inaceptable

Una reflexión necesaria, muy necesaria

Por Nelson Sosa*

Nelson Sosa Martínez.
Nelson Sosa Martínez.
SANTO DOMINGO. Pasado el mediodía del sábado 25 de enero me dirigía al Edifico D del Recinto Santo Domingo de Guzmán de la prestigiosa Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA), a recoger a mi esposa, abogada, que realiza allí una Maestría en Derecho Laboral y donde laboro desde hace varios años como Docente.

Por error, algo que no me perdono, tomé una calle en vía contraria, nunca me había ocurrido algo igual. Estacioné mi vehículo normal, tomé las llaves y lo cerré. En ese momento aparece una patrulla comandada por el TENIENTE SÁNCHEZ, en la camioneta F-4823, se lanza rápidamente, dejando su vehículo en medio de la vía y se dirige a mí en tono aireado y me pide «la cédula», creo que eso fue un error. Sorprendido, estaba en chancleta y camiseta, miro a ambos lados y le pregunto: habla conmigo señor, a lo que me responde, quién más está aquí, deme la cédula, que vamos a llevar su vehículo al Plan Piloto para «depurarlo» a ver si no tiene nada raro…(?).

Le comuniqué al SEÑOR SÁNCHEZ, teniente Sánchez, que llamara a un miembro de la Amet que estaba cerca (habían dos y uno a menos de 30 metros) para que me impusiera una multa por la falta (que admito cometí por error, lo digo de corazón).
Según su acompañante y el JEFE SÁNCHEZ, «yo» me insubordinaba con la autoridad por negarme a entregarles mis documentos a ellos, algo que nadie en este país le podrá creer. Quienes me conocen saben que soy una persona de principios y respetuosa de la ley, y entiendo que todo aquel que cometa una falta o un delito por pequeño que sea, debe ser sancionado, según lo estipulado por la ley.

Le dije: llame Señor al Amet y no tengo problemas, de lo contrario, permítame hacer una llamada porque usted me está «metiendo» terror, siento que me acosa, en plena vía pública. Me responde el Teniente Sánchez, ahora «éste» civil me va a decir lo que tengo que hacer si aquí la autoridad soy yo. Deme sus papeles o vamos «pal´Plan Piloto» a ver que tiene en ese carro.

Me sentía impotente, pero escuetamente le respondí, Señor Sánchez, dijo que se llamaba, Sí, eso le dije, o usted no escuchó, no puedo entregarle a usted mis papeles, inmediatamente le pidió a su subalterno a su lado que me colocara las esposas.
Insólito, pero créanlo, algo increíble, le dije en ese momento, que no era un delincuente, ni ladrón, ni nada por el estilo, pero que si me ponía las esposas que tomara su arma e hiciera lo que él dijo que iba a hacer. Lo que ellos saben hacer. Lo poco que saben hacer.

El teniente Sánchez, sin duda me humilló, abuso de su autoridad y del rango. Abuso de su arma en el cinto. Abuso porque otra cosa, al parecer, no sabe hacer.

De todos modos, Señor TENIENTE SÁNCHEZ, de la Policía Nacional, que circula en los alrededores de la UASD y UTESA, para su conocimiento, por una violación a una disposición establecida en la Ley de Tránsito, no se tiene que maltratar a ningún ciudadano que no cometa otro tipo de falta, salvo las que ustedes siempre agregan, no se le humilla, a las personas no se le habla mal, no se abusa de ellas, no se le maltrata. Usted, Señor TENIENTE SÁNCHEZ, y todos los demás miembros de la Policía nacional, me parece a mí, están para cuidar, preservar el orden y a los ciudadanos.

La Policía Nacional, SEÑOR TENIENTE SÁNCHEZ, es una institución que auxilia a la justicia y orienta al ciudadano. Sé además, que hay muchos hombres y mujeres en esa institución, incluyendo a sus superiores, y muchos subalternos suyos, de los cuales no querría ser yo uno de ellos, que no desmayan y trabajan sin descanso para hacer cumplir la ley en nuestro país.
También sé, SEÑOR TENIENTE SÁNCHEZ, que hay muchos miembros en la Policía Nacional, decentes, educados, honestos, con principios, trabajadores, transparentes y entregados a sus responsabilidades, aunque dudo que usted sea uno de ellos.

*El autor es maestro y fotoreportero del periódico Diario Libre.

2 comentarios

  1. Lamentablemente en las filas policiales hay muchos de este tipo de bestias salvajes,con complejos de inferioridad que el uniforme los hace sentir superman y hasta que no se haga una profilaxis en esa institución estaremos viendo estos abusos. Dele gracias a Dios que no le puso narcóticos para hacerle un expediente o lo mato para decir que fue un intercambio o que ud lo agredio como acostumbran.

    Me gusta

  2. El montón de mal pagados peones de las fuerzas punitivas de la pseudo-democracia dominicana no está ni ha estado nunca para proteger ni auxiliar al ciudadano, igual que el ejercito está para lavar carros y servir de «guachimanes» de sus altos mandos y demás familiares «pega´o» … la policía nacional que evolucionó a partir de los esbirros al servicio de las pasadas dictaduras siempre ha estado ahí para mantener el estado de terror latente en la ciudadania y recordarles en cada oportunidad al ciudadano común …QUIEN ES QUE MANDA.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s