Virtudes Álvarez pone en circulación su nuevo libro “Mujeres. Huellas, mirada y resistencia”

3 diciembre, 2014 at 23:04 Deja un comentario

Dedica la obra a los pueblos de Haití y Palestina

Virtudes Alvarez habla de su nuevo libro.

Virtudes Alvarez habla de su nuevo libro.

SANTO DOMINGO. La escritora y dirigente política Virtudes Álvarez puso en circulación, la noche de este martes, su nuevo libro “Mujeres. Huellas, mirada y resistencia”, definido por la autora como un colectivo multisectorial y disciplinario de autores y autoras, colaboradores y colaboradoras de la Agenda Política de la Mujer Dominicana, que edita desde el año 2010.

El libro contiene una selección de trabajos de la referida Agenda, que de acuerdo a Virtudes solo el costo de la publicación hizo imposible incluirlos todos.

La puesta en circulación se realizó en el Salón Pasados Presidentes del Colegio Médico Dominicano, donde se dieron cita amigos, amigas, compañeros y compañeras de lucha de la autora y dirigentes de organizaciones de la izquierda revolucionaria.

En el emotivo acto, la doctora y maestra Joseline Peña Escoto, leyó el prólogo de la obra, del que dijo le resultó difícil plasmar los sentimientos encontrados que experimentó cuando Virtudes le pidió que realizara este trabajo.

“Primero, por el tema que toca, la mujer. No soy feminista y muy probablemente una feminista lo hubiera hecho mejor que yo. Segundo, por los pueblos a quienes está dedicada esta obra, Haití y Palestina, pues sus desgracias han ocupado durante años mi mente y mi corazón, y son una parte sensible de mis preocupaciones cotidianas”, estableció la autora del prólogo.

La doctora Peña Escoto aseguró que la lectura del libro es un recorrido sucinto y complejo sobre la mujer y sus aportes en todos los campos del saber: filosofía, política, economía, comercio, arte, música, literatura y también se destaca el rol de la mujer en esa lucha permanente y silenciosa que es la vida cotidiana.

“Huellas, Mirada y Resistencia de Mujer, no es un libro excluyente porque reitero, no solo destaca a las destacadas, sino que reivindica a tantas heroínas rurales y urbanas anónimas que sostienen la economía, muchas veces desesperada, de la mayoría de los hogares de nuestra Patria”, agregó.

En el acto también habló Manuel Salazar, secretario general del Partido Comunista del Trabajo (PCT), organización de la que es militante Virtudes Alvarez.

Luego se dirigió a los y las asistentes la autora de la obra, cuyas palabras reproducimos a continuación:

Intervención de Virtudes Álvarez en la presentación de su libro “Mujeres. Huellas, mirada y resistencia”.

Buenas tardes.

Gracias a todas y todos por su presencia. Por el honor de compartir este punto de llegada y celebrar el final exitoso de una nueva jornada, una nueva meta que hubiese sido imposible lograr sin el concurso –como siempre – de las heroínas y héroes anónimos de todos los proceso. Insisto en que no es el libro de Virtudes Álvarez, es el libro de mucha gente; coautores y co protagonistas silenciosos.

Es de rigor agradecer y no por un cumplido!, la entrega y paciencia del camarada Manuel Salazar, secretario general del Partido Comunista del Trabajo –PCT por sus palabras y acompañamiento en este proceso; por la pasión de su entrega e insistencia sobre la necesidad de la lectura, del estudio, de la formación integral de los y las militantes revolucionarias, en múltiples ocasiones ha dicho: “estamos desafiados a superar la contradicción de lo mucho que hay que saber para transformar la sociedad, lo poco que sabemos, y el pequeño esfuerzo que realizamos para superar ese déficit”, y tiene razón el camarada.

Gracias infinitas a la Dra. educadora Joseline Peña Escoto, por la rigurosidad y pasión que puso al escribir el prólogo de la obra; a mí también muy querida Julia Castillo, directora del Centro Cultural Perelló, por sus aportes, porque ha prestado su arte, que es casi lo mismo que su vida! para la portada de Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia.

Quiero dedicar esta publicación especialmente, a los pueblos haitiano y palestino que en el último siglo no han cesado en sus luchas contra un enemigo común, que es también enemigo principal del pueblo dominicano, el Imperialismo Norteamericano que les ha subyugado y sometido casi hasta el genocidio.

…porque con esos pueblos estamos en deuda…porque es insuficiente cualquier muestra de solidaridad internacional. Especial dedicatoria a sus valientes mujeres, presentes en cada lucha y en cada acto de esperanza liberadora; a ellas porque son símbolos de resistencia y trabajo, de amor a la vida y a la libertad.

Al pueblo haitiano a través de Jacques Vieau, que también es nuestro Jacques Vieau, poeta antiimperialista de una isla; a Fadua Tuqan, poeta palestina, prácticamente desconocida por nosotros, pese ser uno de los símbolos de la resistencia de los pueblos árabes, a ella que convirtió las letras, su inspiración y trabajo en arma y bandera de lucha por el reconocimiento al derecho que tiene Palestina a existir como nación y pueblo. Les invito a leerla.

Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia, es realmente un colectivo multisectorial y disciplinario de autores que son colaboradores de la Agenda Política de la Mujer Dominicana, que editamos desde el año 2010. Es una selección de trabajos y solo el costo de la publicación hizo imposible incluirlos todos.

Portada del libro.

Portada del libro.

Entre ellos destacan la Dra. Milagros Ortiz Bosch, ex vice presidenta de la República; Tahira Vargas, Manuel Salazar, Ivelise Prats de Pérez, Socoro Castellanos, Dagoberto Tejeda, María Teresa Cabrera, César Pérez, Aura Celeste Fernández, Susi Pola, Cosette Álvarez, Aquiles Castro, Luz Eneyda Mejía, Fermín Álvarez, Mirna Santos, Haffe Serulle, José Rafael Sosa, Amparo Custodio, Agnes Mirquella Mateo, Miriam Rodríguez, Bienvenida Mendoza, Glenny Villanueva, Ivelise Russo, otras y otros.

Como mención particular de co autoría de Mujeres. Huellas, Mirada y Resistencia, están desde el mundo del arte Sonia Silvestre y Fernando Ureña Rib, recientemente fallecidos y para quienes pido por favor, que nos pongamos de pie y con un minuto de aplausos hagamos una reverencia por lo que fueron como personas y por su compromiso por un mejor país. Por igual compromiso social nuestro eterno agradecimiento a Xiomara Fortuna, Patricia Pereyra, Víctor Víctor, Nadal Walcott, Solange Pereyra, Denisse Español, Jael Uribe, Nery Estévez, y muchas más.

Co autoras internacionales figuran Patricia Iraheta (El Salvador), Mónica Saíz (Argentina), Liliana Laboy (Puerto Rico) Belinda Romeu (Cuba), Luís Eduardo Mejicano (Guatemala) y Enrique Beteta (Nicaragua).

La multiplicidad de temas y enfoques presentes en la publicación están muy relacionados con la vida de las mujeres: nuestra presencia y/o ausencia histórica en cada escenario y en todas las épocas de la historia de la humanidad; eso explica la perspectiva de análisis plural, integradora, multidisciplinaria, predominando la política por supuesto; pero visto también
desde la economía, la fotografía, las artes, la caricatura, el humor y la literatura, por ejemplo.

Es una invitación a mirar las mujeres en nuestra integralidad y desde el origen de nuestra discriminación. Si nos planteamos las múltiples formas de opresión social de que somos víctimas; si queremos saber la edad de la triple opresión a que nos somete la sociedad capitalista, no nos servirá de mucho el Calendario Romano. Vayamos pues, por otras herramientas de análisis, y tomemos como referencia un acontecimiento histórico universal: la aparición de la propiedad privada sobre los medios de producción, que según la teoría marxista marco un antes y un después en la vida de las mujeres. Por la vía de los hechos –para decirlo de manera simple– nos asignó roles en la producción social y en la reproducción sexual. Desde entonces ese complicado entramado social se ha convertido en plataforma de la triple carga que nos agobia.

Opresión patronal, opresión del poder de los hombres al considerarnos una posesión suya (incluso heredada en algunas culturas) y la opresión derivada de los asignados roles sexuales y reproductivos. Triple carga, vista como normal por la clase trabajadora y demás sectores oprimidos así como por las propias mujeres en nuestro estado de alienación total, es decir de desconocimiento de nuestro valor como persona humana con todas sus implicaciones, lo que nos impide tomar conciencia y atacar las causas, no los efectos.

Este estado de triple opresión como tiene la agravante de las otras formas de opresión: Nacional (la que ejerce una nación con mayor nivel de desarrollo político, económico y militar sobre otra), la étnica, religiosa, otras.
Ante esa opresión integral, integral debe ser la lucha. Este es un desafío hoy para el movimiento de mujeres progresista y para todas las fuerzas y personas demócrata y revolucionaria que asumimos que sin mujeres no hay revolución.

Esa triple carga sobre nuestras vidas ha generado una deuda social muy alta del Capital hacia nosotras. ¡Nos la deben, nos la pagan! Es asunto de vida o muerte. De sobrevivencia y dignidad.

Un llamado final

En los últimos dos o tres años un grupo de compañeras y compañeros animan una labor de relanzamiento de la organización, educación y movilización de las trabajadoras dominicanas desde una perspectiva de clase. En otros países igual. Parten de la premisa de que si las causas de la opresión social de las mujeres están en el origen de la propiedad privada sobre los medios de producción, entonces la lucha por la eliminación de dicha opresión y la conquista de la igualdad social, tiene como blanco fundamental al Capital, y sus consecuencias. Como esa no es cualquier lucha, valga nuestra adhesión al llamado a integrar a dicho esfuerzo todas las dimensiones de la vida de la mujer trabajadora. A poner a volar nuestra imaginación para elevar la creatividad logrando convertir en escenario de acción cada oportunidad de vida; vamos a convertir en bandera de Resistencia todo aquello que deje huellas: las artes, la organización sindical, las redes sociales, los centros de trabajo, momentos de ocio, la familia, las ciencias, los muros de la ciudad, etc.

Los desafíos son grandes. Nosotras mucho más!

La historia de la humanidad ha demostrado que nada ni nadie puede contra la fuerza e inteligencia de las mujeres cuando tenemos un propósito. Somos hacedoras de vida, que es lo único que se parece a la Libertad. Vayamos por ella. Nos pertenece.

Gracias.

Virtudes Álvarez.
Santo Domingo, 2 de diciembre, 2014.

Manuel Salazar, secretario general del PCT.

Manuel Salazar, secretario general del PCT.

Manuel Salazar, Secretario general del PCT

Palabras en la presentación del libro Mujeres, Huellas, Mirada y Resistencia de Virtudes Álvarez

Agradezco que la compañera Virtudes me haya permitido decir algunas cosas en ocasión de la puesta en circulación de su libro Mujeres, Huellas, Mirada y Resistencia.

Es un honor para mí, y no lo digo por cumplido, sino porque siempre he valorado en esta compañera unas condiciones que van mucho más allá de su compromiso militante- partidario; o mejor dicho, ella posee unas condiciones que son las que la hacen ser militante comprometida.
Hablo de la autora del libro.

De cualquier manera, Virtudes iba a ser una militante revolucionaria; hubiera estudiado o no la teoría de la revolución; o se le acercara o no un cuadro, o un activista del partido para pedirle que ingresara a sus filas.

Porque la pasta humana de Virtudes solo puede ser revolucionaria. Ella es una persona exageradamente solidaria con los seres humanos.

Porque es sensible a los problemas de los demás. Esas cualidades las obtuvo de fábrica, del hogar en que nació y creció, donde los problemas de los demás fue siempre sentido y asumido como propio.

Solidaria y sensible con los problemas colectivos, Virtudes es además una mujer de acción; de estar allí donde está el pueblo, donde se discute, planifica o realiza algo para bien colectivo.

Espíritu solidario y sensible con los problemas colectivos, y por demás de acción, solo puede ser revolucionario.

Por eso digo, aunque no hubiera estudiado el Marxismo- leninismo, Virtudes hubiera sido como quiera una revolucionaria. El estudio de la ciencia de la revolución cultivó su vocación natural a la revolución; la hizo consciente de la necesidad de los cambios sociales y políticos para redimir la humanidad.

Pongo en primer lugar la humanidad de Virtudes Álvarez, la autora de un libro en el que se destacan valores a través de la vida y la obra de muchas mujeres, así nacionales como extranjeras; lo mismo de tiempos recientes que lejanos. Porque hay que ser de verdad una humanista para proponerse rescatar, destacar y proyectar los valores humanos de los demás, o de las demás, en el caso de este libro.

Este libro aborda perfiles de muchas mujeres, dominicanas y extranjeras. Comunistas y demócratas. Intelectuales y obreras. Conocidas y anónimas. De tiempos lejanos y recientes. Es un libro que tiene el mérito de contribuir a dejar claro que la mujer, como ser humano particular, y las mujeres, como movimiento, tienen un lugar en la historia en base a su propia obra, material o espiritual; que tienen un lugar marcado con la impronta de su pensamiento y acción en los procesos históricos. Un lugar ganado, a veces disputado, que tiene que ser necesariamente proyectado como sustancia de las causas libertarias.

Para hacer este aporte con este libro, Virtudes ha tenido el buen juicio de encontrar el elemento que más allá de ser mujeres, del sexo femenino, une la actividad de las del pasado lejano con el más reciente y con el presente; y lo más complicado, destacar lo que une a mujeres de estratos sociales e ideologías diferentes y contradictorias.

Virtudes destaca valores como la solidaridad, el patriotismo, el compromiso con las causas colectivas, la libertad, el trabajo, el internacionalismo, la rebeldía ante la injusticia cualquiera que sea la forma que adopte; la perseverancia, el sacrificio por una causa; como los elementos comunes a mujeres de antes, con las de ahora; de las que son ricas, con las que son pobres; de las que son comunistas, con las que no lo son.

Y este esfuerzo es revolucionario.

Destacar valores después del paso del neoliberalismo por todas partes, que todo lo ha reducido al frío interés del mercado y del dinero, es una tarea revolucionaria, y eso es lo que ha hecho Virtudes con este libro, que de repente refiere a mujeres; pero que yendo al fondo trata de mujeres militantes en valores humanos, así difieran en militancias políticas e ideológicas.

Es de inteligentes encontrar lo que hay de común en lo diverso, y proyectarlo. Eso es este libro que nos aporta Virtudes.

Me alegra mucho la singularidad de este aporte de Virtudes. Porque uno de los hechos que más han perturbado mi espíritu en los últimos cinco años, es haber constado en la práctica que muchos y muchas militantes se han dañado en su humanidad. Que la crisis de humanidad es un componente del déficit de la Izquierda dominicana.

Porque, cuando valoro los problemas de la Izquierda veo como causantes una diversidad de elementos: su composición clasista, pequeñoburguesa; limitaciones de conocimiento de la teoría revolucionaria y de la historia; destaco también la acción de la inteligencia enemiga. Pero igual aparecen en relieve severas lesiones en los valores, en el espíritu revolucionario, en la manifestación práctica de la humanidad de muchos y muchas.

La conciencia revolucionaria se ha reducido de manera significativa. La competencia tribal, el espíritu destructivo, la práctica de recurrir al rumor y al pasquín para dañar políticas y honras ajenas; la tergiversación o el desconocimiento consciente a las posiciones de los que se suponen competidores para “justificar” ataques o distanciamientos; una nobleza humana menguada; el individualismo exacerbado, el hedonismo, el provecho propio; están presentes en la militancia de izquierdistas a todos los niveles y en todos sus componentes.

Virtudes misma ha sido víctima de esa mala humanidad presente en muchos izquierdistas.

Y aquí cabe destacar dos hechos que se expresan en este libro, cuales son: la tolerancia a lo diferente, y la verdad por encima de cualquier cuestión estrictamente personal. Virtudes reconoce militancias de las que difiere ideológica y políticamente, y que jamás han reconocido sus cualidades humanas y revolucionarias, y puede que, incluso, hasta le hayan hecho daño.

Este libro es todo eso. Además de que en su portada destaca la imaginación en el buen arte Julia Castillo, una gran artista; y en su prólogo los elevados sentimientos y el buen escribir de Joseline Peña Escoto.

Gracias Virtudes.
Santo Domingo, 2 de diciembre, 2014.

Finalmente, integraron además, la mesa principal el doctor José Selig Repley, director ejecutivo de la Escuela Multitemática, la doctora Julia Castillo, autora del arte que ilustra la portada y directora del Centro Cultural Perelló, Baní, así como la doctora Mery Hernández, presidenta del Colegio Médico Dominicano, filial del Distrito Nacional y Emgaili Jatri, representante del pueblo saharawi.

Al acto asistieron representantes de organizaciones políticas, dirigentes sindicales, activistas del movimiento social, y de entidades profesionales,

Anuncios

Entry filed under: GÉNERO. Tags: , , , , , , , , , , , .

En México, organizaciones denuncian agresiones contra integrantes de radio comunitaria Michaelle Jean: un activo para Haití y la República Dominicana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

diciembre 2014
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: