Haití: digno de mejor suerte

12 diciembre, 2014 at 05:32 Deja un comentario

Por Edwin Paraison

Edwin Paraison.

Edwin Paraison.

Desde la instauración de un gobierno democrático en 1991, por primera vez y con las consecuencias naturales, el poder ejecutivo es dirigido por dos personalidades ambas carentes de una trayectoria conocida en el movimiento social, la política o la administración pública.

Salvo que el artista Sweet Micky, hoy el presidente Michel Joseph Martelly, en alguna otra ocasión haya participado en eventos de la oposición anti-Aristide para truncar su mandato en el 2004, su amigo y socio, el Primer Ministro, Laurent Lamothe, es un hombre de negocios que desarrolló sus operaciones mayormente fuera del país en el campo de las telecomunicaciones.

Su llegada al poder en el 2011 de la mano de un sector de la comunidad internacional que patrocinó un proceso totalmente amañado donde obtuvieron tan solo unos 700,000 mil votos, es de todos modos, una deshonrosa derrota por no decir una bofetada a líderes políticos tradicionales con un amplio historial de lucha por la democracia, pero que han tenido grandes desaciertos en su rol de opositores.

Unos esperaban la ocasión de desquitarse ante cualquier oportunidad. Otros, en base a los diversos errores del ejecutivo, desarrollaron un plan de acción político cuyo objetivo es la renuncia del Jefe de Estado y del Jefe de gobierno. Ello implica, una ruptura constitucional que pudiera, una vez más, traer el caos al país según los más sensatos.

En un hecho sin precedente, tras tres años sin organizar las elecciones legislativas y municipales para renovar el personal político, la oposición y grupos de la sociedad civil tuvieron el buen motivo para acusar a la administración Martelly-Lamothe de querer llevar al país a una crisis institucional con la finalidad de dirigir por decretos.

Para los senadores, igualmente cuestionados en el manejo de la situación, lo dicho arriba no es fortuito, sino, responde a una planificación estratégica que buscaría, entre otros, facilitar la concesión de contratos de explotación minera o turística a empresas extranjeras, el despilfarro del presupuesto nacional, el dominio del ejecutivo sobre el proceso electoral para alternase en la presidencia y fortalecer la injerencia foránea.

Además, el tema de la corrupción debido a cuestionamientos en el manejo de los fondos de Petrocaribe y del Fondo Nacional para la educación alimentado por una retención fiscal irregular sobre las remesas y las llamadas telefónicas de la diáspora; las violaciones de derechos humanos por el encarcelamiento de militantes políticos y las paupérrimas condiciones de la vida de las masas han sido intensamente usados por la oposición para sustentar sus denuncias de una gobernanza ineficaz.

Ante ese cuadro, los posicionamientos públicos han estado acompañados de manifestaciones callejeras cada vez más amplias en contra del poder. No obstante, el presidente goza aún del respaldo político de influentes misiones diplomáticas que asumen sin reservas la obligación de que termine su mandato. Mientras, su cercanía palaciega, incluso su cuñado, en este caso, en las protestas de la oposición, piden la cabeza del Primer Ministro.

En ese mismo tenor, una comisión presidencial consultiva, creada por el mandatario, para hacer recomendaciones con vistas a sanear el ambiente político y evitar el vacío institucional, le planteó, el “sacrificio” de la renuncia del Primer Ministro y su gabinete. Asimismo, recomendó la liberación de los presos políticos, el nombramiento de un nuevo Consejo Electoral Permanente (CEP), la dimisión de los presidentes del Consejo Superior de la Policía Judicial (CSPJ) y de la Corte de Casación y la organización de las elecciones en un tiempo prudente.

Varios parlamentarios, entre otros, el presidente de la cámara baja se oponen a dichas recomendaciones presentadas en el palacio en presencia de los tenores de la comunidad internacional. Las críticas llegan a considerar que esa Comisión, integrada entre otros, por notables figuras religiosas, empresariales y de la sociedad, civil no tiene la autoridad legal para llevar al mandatario a tomar tales decisiones.

El presidente cuyo mandato termina en mayo de 2016, para salvar su propia gestión y resolver un problema coyuntural, -con las consecuencias personales y políticas implícitas- parece forzado a adoptar las recomendaciones de la comisión, en particular, cancelar a su hombre de mayor confianza por los últimos años.

Más, Haití para encarar sus problemas estructurales es digno de mejor suerte.

Anuncios

Entry filed under: DESAHÓGATE, RELACIONES RD-HAITI. Tags: , , , , , , , .

Ciudad Alternativa y regidores analizan desempeño presupuestario ADN Organizaciones dominicanas demandan cese de la represión en Ayotzinapa, México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

diciembre 2014
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: