Crisis haitiana: implicaciones políticas y económicas en RD

18 diciembre, 2014 at 18:06 1 comentario

Por Edwin Paraison*

Edwin Paraison.

Edwin Paraison.

República Dominicana, único país fronterizo que puede ser afectado por alguna situación de convulsión política en Haití en comparación a los Estados Unidos y otros actores internacionales, mantiene hasta ahora un mutismo total sobre la crisis que se llevó al Primer Ministro Laurent Lamothe pese a las buenas relaciones que este construyó con altos funcionarios de la administración Medina.

En cambio, por primera vez empresarios de los dos países a través de la Cumbre Quisqueya (CQ), co-presidida por Marc Antoine Acra (haitiano de origen libanés) y Juan Vicini (dominicano de origen italiano), se pronuncian sobre la vida política haitiana

En un documento publicado por medios haitianos, dichos dirigentes empresariales ofrecen su “apoyo incondicional a las instituciones haitianas”. Descalifican a la Comisión Consultiva creada por el presidente Michel Martelly, y se pronunciaron en contra de la recomendada renuncia de Lamothe.

Para avalar su posición y preocupaciones respecto a la estabilidad política haitiana subrayan que las empresas miembras de la CQ controlan el 60% de la economía insular. Del lado dominicano se sabe que controlan el 80% de las exportaciones hacia el país vecino.

Sintomático de la primera reunión de la CQ en Miami de agosto 2013, la nota referida no ha concitado la unanimidad entre los actores económicos. Su posición es totalmente contraria a las del Foro Económico Haitiano del Sector Privado (FESP) y la Asociación Turística Haitiana (ATH), dos importantes grupos patronales que apoyan, con sus reservas, las recomendaciones de la Comisión Consultiva.

Para muchos, la salida de Lamothe preocupa a algunos operadores económicos por los planes de negocios que se elaboraban. Pudiera ser lamentable que un espacio de entendimiento empresarial binacional sea afectado por el sectarismo financiero y el favoritismo político haitiano.

De manera general, hasta ahora, las repercusiones de la actual crisis interna haitiana para República Dominicana son irrelevantes. Salvo que ofrece a unos cuantos la ocasión de reforzar su discurso anti haitiano, lo cual, como siempre, no concuerda con la realidad. Cabe señalar que en momentos más complejos, incluso durante el embargo de 1994 o el terremoto de 2010, los intercambios comerciales se mantuvieron o se amplificaron.

Asimismo, la experiencia indica que no habrá estampida de inmigrantes ni refugiados por las manifestaciones callejeras actuales. En raras ocasiones, los desplazamientos de personas se han producido, debido a fuertes enfrentamientos entre grupos armados y la persecución de civiles opositores como consecuencia del establecimiento de un régimen represivo. No es el caso hasta ahora pese a las víctimas que se han registrado en las últimas protestas, lo cual por demás no debe quedar impune.

El nuevo Primer Ministro, que se espera sea designado en los próximos días, tendrá que dedicar tiempo a manejar la crisis interna. Esa será su prioridad, de tal manera que le será difícil mantener su papel de jefe por la parte haitiana del diálogo bilateral (RD-Haití) de alto nivel.

Si se quiere avanzar en el fortalecimiento de los lazos binacionales será necesario, por una parte, que el Primer Ministro delegue en el canciller la responsabilidad de dirigir junto a su homólogo dominicano las sesiones de trabajo oficiales. Así también se nivelará el liderazgo de ese espacio bilateral.

Por otra parte, ambos gobiernos deberían acordar que se permita a los responsables de la Comisión Mixta Bilateral (CMB) tener mayores latitudes y un papel más protagónico en el seguimiento de las decisiones políticas, como también en la ejecución de los acuerdos. Los trabajos, en el plano técnico de la comisión, no deberían ser afectados por los cambios políticos en Haití o República Dominicana.

Se espera que las fuerzas haitianas en pugna logren un acuerdo que permita el establecimiento pronto de un nuevo gobierno dispuesto a seguir fortaleciendo la cooperación binacional. Es del interés dominicano, gobierno, sociedad civil y empresariado, incidir inteligentemente para ello.

*El autor es sacerdote anglicano, antiguo funcionario diplomático y gubernamental haitiano. Actualmente, Director Ejecutivo de la Fundación Zile.

Anuncios

Entry filed under: DESAHÓGATE, RELACIONES RD-HAITI. Tags: , , , .

En el Día Internacional del Migrante, Centros Jesuitas proponen hospitalidad y responsabilidad para afrontar juntos la cuestión migratoria Virtudes Álvarez saluda decisión Cámara Diputados sobre Código Penal

1 comentario Add your own

  • 1. santa mateo  |  19 diciembre, 2014 en 08:00

    El espacio desahogo tiene muy buenas publicaciones y análisis, siempre lo sigo

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

diciembre 2014
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: