Charlie Hebdo y la expresión burguesa del terror

20 enero, 2015 at 15:07 1 comentario

Por Gabriel Atilio

Los Marxistas nos oponemos al terrorismo individual y de grupos

NUEVA YORK. “Si nos oponemos a los atentados terroristas es sólo porque la venganza individual no nos satisface. La cuenta que tenemos que saldar con el sistema capitalista es demasiado elevada como para presentársela a cualquier funcionario… Aprender a ver todos los crímenes contra la humanidad, todas las indignidades a las que se ve sometido el cuerpo y el espíritu humanos, como las excrecencias y expresiones deformadas del sistema social existente para concentrar todas nuestras energías en la lucha contra él. He aquí la dirección en que debe encontrar su más alta satisfacción moral ese ardiente deseo de venganza”.

León Trostky.

León Trostky.

“A nuestro entender el terror individual es inadmisible precisamente porque devalúa el papel de las masas en su propia consciencia, las hace resignarse a su impotencia y volver la mirada hacia un héroe vengador y liberador que esperan llegará un día y cumplirá su misión” “…el desorden que un atentado terrorista provoca entre las masas obreras es más profundo” “Cuanto más “eficaces” son los actos terroristas y mayor es su impacto, más limitan el interés de las masas por su auto-organización y auto-educación” “Si un dedal de pólvora y un poco de plomo bastan para atravesarle el cuello al enemigo y matarle, ¿para qué hace falta una organización de clase?”

Las expresiones citadas arriba, son una ilustración del pensamiento Marxista y algunos de sus principios con respecto al terrorismo individual y de grupos, expuestos por León Trotsky.

En otras ocasiones, me expresado haciendo uso defendiendo de manera inflexible e intransigentemente esos principios; y vuelvo a hacerlo en ocasión de los sucesos violentos contra una revista satírica llamada Charlie Hebdo llevados a efecto en París (Francia) por parte de un grupo político-sectario que se ampara en el fundamentalismo sectario de una religión que es practicada por miles de mujeres y hombres en todos los países del mundo.

Los resultados de este ataque tienen mucho significado, y también matices distintos porque de ellos se derivan acciones inmediatas por parte del poder dominante como contra partida a la acción asesina que segó la vida a unos cuantos miembros de dicha revista.

Miles de hombres y mujeres alrededor del mundo han caído presa de la confusión y tras ella, sujetados al secuestro de la propaganda estatal y su sentido de la moral transmitida a través de sus grupos afines. Millones de opiniones. Miles y más miles de condenas de parte y parte; teorías de conspiración desde muchos ángulos; todos los ojos y lentes del mundo enfocados hacia París; y una falta de política ideológica que brilla por la ausencia de un análisis de carácter ideológico que sea aproximadamente correcto sobre las raíces del problema que ha dado lugar a dichos atentados; atentados que no apoyamos, pero que entendemos, son consecuencias de la represión con que la clase dominante de cada país: una clase globalmente unida por sus propios intereses económicos y políticos; una clase social poderosa que trata de subyugar al pueblo trabajador dando un uso nefasto a los conceptos de la moral, como si este concepto no fuese sólo una premisa adyacente a las necesidades más elementales de la vida de unos y las necesidades de dominio de otros sobre otros.

Partiendo de la “moral” burguesa estos son crímenes. Pero en mi opinión son sólo reacciones criminales contra el terrorismo de Estado, el terrorismo de la clase dominante mundial contra la clase mundialmente oprimida: el proletariado de la Tierra. Las acciones terroristas del grupo que irrumpió violentamente en la sede de la Revista no están justificadas, como tampoco la burguesía mundial podrá poner al mundo a sus pies haciendo uso de su morbo moral basándose en su hipócrita sentimiento de compasión.

Es un principio político e ideológico condenar esos ataques; pero es una obligación entender sus raíces, como también es nuestra obligación exhortar a todos los Trabajadores del mundo a unirse contra la clase que provoca estos atentados terroristas. El uso de la libertada de prensa a ultranza y en detrimento de un sector vulnerable y constantemente perseguido es también un terrorismo, además de arrogante. El uso denigrante contra un símbolo religioso supone su desaprobación y esta implica una inclinación hacia el deseo de su desaparición y la sucesiva reacción de individuos sujetos a la represión mental de la religión introducida en ellos por quienes desde su nacimiento los dominan.

El mundo islámico está a la defensiva. Defenderse no tiene nada de malo. Sin embargo, acciones como la llevada a cabo contra Charlie Hebdo no solucionará el problema que encara hoy todo el mundo musulmán, además del resto de toda la clase proletaria del mundo. De aquí que los trabajadores y oprimidos musulmanes (islámicos) deben unirse a la lucha política e ideológica, no solamente contra el opresor de occidental sino también contra sus opresores de Oriente, de Asia, de África, de Oceanía. Las élites que gobiernan los países del Medio-Oriente también son opresoras; así como son aspirantes a opresores los grupos que practican el terrorismo en nombre del pueblo musulmán oprimido y desposeído. Contra ellos también deben luchar los obreros y campesinos musulmanes en unión de clase, sin necesidad de renunciar forzosamente a sus creencias.

El tumulto propagandístico burgués a raíz de los ataques contra Charlie Hebdo demuestra que nuestra tesis contra el terrorismo es correcta. Hemos visto a los criminales de la burguesía unidos en París. Hemos visto en el espectro, que todos los cañones apuntan contra los trabajadores musulmanes; que la burguesía hace uso de los eventos terroristas para presentarse como única víctima, lo cual hacen en nombre de las verdaderas víctimas por cuya Dictadura son manipuladas.

La libertad de prensa, supuestamente atacada por los terroristas, se ve mucha más dañada y vulnerada por la reacción burguesa, pues esta, con cada ataque terrorista tratará de acorralar cada día más la libertad de expresión del pensamiento de quienes no oponemos a sus persistentes ataques.

Por mucha propaganda que haga la burguesía tras cualquier casualidad terrorista individual y de grupos, entendemos que esa clase dominante, le tema más a las masas políticamente unidas. De aquí su afán por exponer su hipocresía moral en París y en todo el globo terráqueo con el objetivo de unirnos alrededor suyo.

¡Digamos no al terrorismo individual y de grupos!

¡Unámonos como clase social y venceremos!

Anuncios

Entry filed under: DESAHÓGATE. Tags: , , , , , , , , .

También condeno el ataque a Charlie Hedbo Informe de la RED Jaques Viau sobre casas construidas por la Fundación El Samaritano, en el Batey Los Algodones, Montellano, Puerto Plata

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

enero 2015
D L M X J V S
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: