Apoyo a trabajadores migrantes haitianos, contra campaña racial y xenófoba

13 febrero, 2015 at 08:04 Deja un comentario

Por Hugo Cedeño

No es un secreto que “los nacionalistas del patio” están ideologizando un segmento de los dominicanos en contra de los trabajadores haitianos que viven en el país junto a sus familiares.

Hugo Cedeño.

Hugo Cedeño.

Buscan crear un ambiente de rechazo social para hacerles la vida imposible en cualquier lugar en que se encuentren.

Usan todo tipo de malabares para que un sector de los dominicanos vea a los inmigrantes haitianos como enemigos a los que hay que echar, por todos los medios posibles.

Tratan de crear un ambiente en el que la represión en su contra sea vista como algo normal y necesario.
Alimentan los bajos instintos humanos para que sea aplicado terror contra los inmigrantes haitianos bajo la mirada indiferente de las autoridades dominicanas.

Los nacionalistas del patio, quieren convertir a los trabajadores inmigrantes haitianos en personas de segunda categoría y para eso alimentan el odio racial y social en su contra.

Los trabajadores inmigrantes haitianos en el país no tienen ningún poder económico que lo represente, ni siquiera político, porque el gobierno haitiano que regentea la MINUSTAH los abandona a su suerte.

Los trabajadores inmigrantes haitianos son carne de cañón para los empresarios dominicanos y extranjeros que elevan sus ganancias sobre explotando su fuerza de trabajo.

También son instrumento del régimen político dominicano que intencionalmente alimenta actitudes racistas y xenofóbicas entre los ciudadanos dominicanos y en los propios inmigrantes, fraccionando a los trabajadores dominicanos y haitianos en base a diferencias étnicas, culturales y religiosas para facilitar la explotación capitalista y evitar la unidad de la clase obrera, sin importar su nacionalidad.

Los “nacionalistas del patio” son una tropa de choque al servicio de los más oscuros intereses nacionales que a nombre de la nación dominicana se abrogan el derecho a decidir quién o quiénes pueden vivir en nuestro territorio.

Quieren que la maldad contra estos inmigrantes pase a formar parte de la cotidianidad que viven nuestros barrios y comunidades y que hechos como el asesinato del trabajador haitiano encontrado ahorcado en el Parque Ercilia Pepín, en Santiago de los Caballeros, sea visto como el resultado del incremento de la criminalidad entre los inmigrantes y no de la violencia social que caracteriza nuestras comunidades y barrios.

De esa manera, las autoridades judiciales y policiales pueden cerrar el caso sobre la base de informes falseados para no penetrar en una investigación que arroje luz en torno a la naturaleza material y social del crimen.

Nadie cree en los informes de la famosa “policía científica”. Es por eso que nos atrevemos a proponer que una comisión independiente integrada por personalidades y organizaciones moralmente incuestionables investigue, este y otros casos y redacten sus conclusiones para darlas a conocer públicamente.

Los nacionalistas del patio cuentan con mucho poder económico, medios de comunicación, instituciones de estado, funcionarios y organizaciones políticas, intelectuales y sobre todo mucha impunidad de parte del poder político y militar a los que únicamente se puede derrotar con mucha unidad, claros objetivos y determinación.

Nuestra propuesta es de fondo

Nosotros, sobre todo, somos internacionalistas. Creemos que la clase obrera no tiene nacionalidad y sin importar su credo religioso, grupo étnico al que pertenece, o cualquier otra categoría, lingüística, social o cultural, nos colocamos a su favor.

Contra los malabares jurídicos de la burguesía dominicana y haitiana, sus respectivos gobiernos y régimen político, así como los organismos internacionales, levantamos como bandera de lucha la unidad de los trabajadores dominicanos, haitianos o de cualquier otra nacionalidad para defenderse de la ofensiva en su contra.

Luchamos para que los inmigrantes en el territorio dominicano sean legalizados. Sin excepción deben tener derecho a la ciudadanía completa.

Denunciamos las legislaciones funestas, racistas y xenofóbicas de reciente aprobación en el país. Proponemos que sean derogadas de una vez.

Exigimos que persona detenida por asuntos migratorios sea liberada de inmediato. No a las deportaciones por cuestiones migratoria.

Las lenguas de habla común entre los inmigrantes deben tener status oficial.

A los inmigrantes les asisten los mismos derechos laborales, políticos y democráticos que a los nacionales.

La frontera debe ser abierta a todo aquel que quiera y desee trabajar en el país.

Sabemos muy bien que para poder imponer ese programa hay que unificar a los trabajadores dominicanos y haitianos y juntos dar la batalla contra el régimen político capitalista de ambas naciones.

Es difícil el camino a recorrer. Cientos de años de propaganda y acción contra la unidad de los trabajadores no se superan de golpe y porrazo.

Decenas de años de direcciones sindicales y políticas traidoras que se encargan de separar a la clase obrera por nacionalidad y de crear un ambiente a favor de la patronal, crean resistencia a la unidad de los trabajadores. Tanto las direcciones de este lado como las de Haití.

Si a todo esto sumamos la terrible represión que las dictaduras de Trujillo y Duvalier sometieron a ambos pueblos, debilitando su espíritu de lucha e incrementando la desconfianza entre los ciudadanos, las dificultades se incrementan.

Si a todo esto agregamos el poder de los aparatos ideológicos que ayudan, como dice un camarada trabajador haitiano, “a ganar la cabeza de los dominicanos y haitianos” llegamos a la conclusión de que solo puede ayudar a la unidad de los trabajadores isleños si mediante la lucha ascendentes y continuas van identificando a sus enemigos de clase y se organizan para combatirlos.

En ese camino creemos. Sabemos muy bien, que cuando la clase obrera isleña se lance a luchar contra el sufrimiento y la opresión capitalista, romperán los obstáculos que hoy impiden su unidad y sobre la ceniza de este régimen racista, xenofóbico, injusto, opresivo y explotador, sabrán construir una nueva Isla basada en relaciones de hermandad y el respeto democrático de las diferencias. Eso es lo que el imperialismo y el capitalismo de ambas partes de la isla impiden a favor de sus intereses.

Si bien las fuerzas de la revolución aun son débiles, hay que prepararse para acompañar a las masas trabajadoras de ambas naciones a la gran tarea de “tomar el cielo por asalto”.

13 de febrero, 2015

Anuncios

Entry filed under: DESAHÓGATE. Tags: , , , , , , , , .

El FALPO niega organizara protesta antihaitiana en Santiago El FALPO ratifica su compromiso de seguir la lucha junto al pueblo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

febrero 2015
D L M X J V S
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Most Recent Posts


A %d blogueros les gusta esto: