Los buitres carroñeros buscan imponerse en Haití

Por Hugo Cedeño y Marcos Adames

Al margen de las interioridades que explicarían el ajusticiamiento de Jovenel Moïse, lo cierto es que tras su desaparición la situación haitiana había cambiado.

Desde el principio habíamos planteado que la mejor salida estaba en dejar que el pueblo haitiano decidiera su destino.

Que fueran los trabajadores, campesinos y sectores populares, los que con toda libertad tomarán en sus manos construir democráticamente el porvenir de su patria.

Son ellos quienes forman la gran mayoría de los pobladores y tienen pleno derecho ser tomados en cuenta.

No esa cúpula minoritaria que se toma el derecho a dirigir el destino de la nación sin consultar a nadie.

Esta vez, como en otros momentos, los gobiernos y aparatos imperialistas se pusieron de acuerdo e impusieron un gobierno hecho a su medida.

Sin el apoyo de esa minoría haitiana y gobiernos peleles del continente el Core Group no hubiera impuesto tan antidemocrático camino.

Ahora buscan imponer al pueblo haitiano unas elecciones financiadas y organizadas por los imperialistas en las que sus candidatos serían los “elegidos”.

Es penoso que las organizaciones dentro y fuera de Haití que viven vociferando defender “a los de abajo” ni siquiera se hacen sentir.

Hubiera sido un enorme paso de avance unificarse en base a la consigna de “fuera Core Group”.

De esa forma el pueblo recupera la confianza en su propia fuerza organizada.

Y podía decidir con toda libertad un equipo de personas independientes encargadas de dirigir los destinos de la nación.

La primera tarea pudo ser crear una “Comisión de la Verdad” con autoridad y credibilidad para investigar los hechos acaecidos y llevar los responsables a la cárcel.

Conocer todos los actos de corrupción y crímenes de Estado.

Evaluar la deuda pública, uso dado a esos recursos y junto al robo en petro caribe, someter a los corruptos.

Suspender pago deuda pública y analizar los contratos con empresas nacionales, extranjeras y mixtas favorecidas por gobiernos corruptos y anti nacionales.

Pedir que una comisión independiente evalúe el dinero controlado por el Comité pro reconstrucción de Haití bajo la dirección de Bill Clinton.

Discutir normas comerciales claras en el comercio fronterizo entre Haití y RD y plantear al gobierno dominicano que cesen las deportaciones.

En fin, si hubieran arrebatado a los señores imperialistas y aliado el derecho del pueblo haitiano a decidir, otra sería la historia a contar a las futuras generaciones.

Quienes depositamos nuestra confianza en el pueblo haitiano creemos que estamos a tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s