Proyectos de ley: Un medio de  chantaje para legisladores/as buscar dinero

Por Bienvenido Scharboy

Hace varias décadas en nuestro país se acuñó la frase de que “la Justicia era un mercado en el que se vendían y se compraban sentencias”.

Con el paso de los años y las denuncias de sectores organizados de la sociedad dominicana este problema ha ido cambiando y superándose, en cierta medida, aunque persisten en este poder del Estado algunas lacras e inconductas que desdicen de sus objetivos.

Sin embargo, hay otro poder del Estado que, si parafraseamos esta sentencia o frase, entonces podemos decir que su majestuoso y solemne escenario se ha convertido, subrepticiamente, en un mercado donde se ofertan proyectos de ley, bajo la modalidad del chantaje, para que sus autores y suscribientes obtengan grandes beneficios económicos, provenientes de sectores que podrían ser perjudicados con cualquier iniciativa legislativa.

Aunque usted no lo crea, de esta forma tan sencilla e inmoral ha transcurrido durante años la rapiña en el Congreso Nacional, es decir, en nuestras cámaras legislativas, aunque es de justicia establecer que esta gangrena inmoral, putrefacta, deleznable, indeseable, y oculta se manifiesta más en la Cámara de Diputados/as.

Siempre he dicho a los y las amantes de los procesos políticos y a quienes se mantienen activos/as en las redes sociales a que nunca en sus análisis u opiniones se vayan “con el primer lanzamiento”  y eviten “abanicar” con la primera bola, por dejarse llevar por los sentimientos, si no que primero reflexionen y vean, en el fondo, que intereses hay detrás de una posición o en quienes la plantean o defienden, aunque se vistan con trajes de buena fe o de independientes, para que no nos dejemos utilizar como “tontos útiles”.

A veces una opinión escrita con rabia, sin razonamiento o reflexión o sin contrastar lo que queremos criticar nos lleva a coincidir con intereses con los cuales somos diametralmente opuestos y no nos permite escrudiñar para parir una posición propia, con nuestro sello de clase o ideológico.

Los proyectos condones

Igual que otros escenarios e instancias de este putrefacto sistema, en el Congreso Nacional siempre sus representantes nos venden caramelitos envenenados, con envolturas de buena fe; pero al final terminan vendiéndoles al pueblo “gato por liebre” y terminan alzándose con el “santo y la limosna” y dejan a la ciudadanía oliendo donde guisan.

Esta realidad se presenta muy a menudo de manera desapercibida en la Cámara de Diputados, con los que una amiga siempre ha llamado “proyectos condones”, porque legisladores/as los utilizan y luego que tienen un “orgasmo económico” -le agregó yo-, los botan o desechan.

La mecánica de este engranaje de chantaje es sencilla y la mayoría no se da cuenta: Lo primero es que cuando un diputado o diputada quiere agenciarse unos recursos se inventa un proyecto de ley que perjudica a un sector económico, ya sea con nuevos impuestos u otros argumentos.

Luego, esta iniciativa es presentada por el proponente a otros/as colegas, muchos de los cuales son cómplices y esperan un pedazo del pastel, aunque otros lo firman de buena fe.

Ya con una cantidad de legisladores/as que lo rubrica, el proponente somete el Proyecto de Ley a la Cámara de Diputados, la que en cualquier momento lo pone en la agenda del día y es enviado a comisión para su estudio.

En ese trajín se provocan los debates para que el sector perjudicado se entere y se presente al hemiciclo con el “hombre del maletín”, reparta recursos millonarios para que el proyecto de ley perima; duerma el sueño eterno y se le olvide a la opinión pública.

Estos intentos de chantajes son recurrentes con proyectos de ley que perjudican intereses de empresas que contribuyen al fisco como las licoreras, telefónicas, así como con bancas de apuestas, casinos, comerciantes de hookah, que en muchos de estos casos les ha salido el tiro por la culata y han fracasado en sus malsanos propósitos de chantajear.

Otra parte del pastel muy apetecido por los y las congresistas son las famosas comisiones, principalmente en las que se discuten presupuestos, préstamos, ventas de propiedades o terrenos, como la de Hacienda, en las que circula una buena borona cuando cae entre esas víboras un proyecto de ley, con cifras millonarias en pesos o dólares.

¿Proyectos ridículos?

Como ocurrió hace varios días, en la Cámara Baja se presentan iniciativas que para mucha gente parecen ridículos, rayan en una cantinflada, y dan la idea de que sus proponentes son unos/as vagos/as;  pero no es así, cada firma estampada es sacrificada y sometida al escarnio público, con la esperanza de obtener como recompensa del chantaje algún beneficio económico.

Esa “ingenua” reciente iniciativa a la que me refiero es el “Proyecto de Ley de presentación obligatoria de la Cédula de Identidad y electoral o Documento de identificación a las personas que utilizan hospedaje de paso moteles y cabañas”, de la autoría del diputado Luis Manuel Henríquez Beato (Luis Henríquez) del Partido del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por la Circunscripción 1 de la provincia Santo Domingo.

La propuesta, rubricada por otros 22 diputados, no tiene sentido ni establece mecanismos para su aplicación, al momento del usuario/a utilizar un motel o cabaña.

Aquí copia de la citada iniciativa para que la lean completa, con los nombres de sus honorables proponentes.

Además, les asigno como tarea analizar a qué sector perjudicaría la propuesta y si cae en la categoría de “proyecto condón”.

Un comentario

  1. Esos congresistas no tienen oficio?.
    Son idiotas?.
    Se les “va la guagua”?.
    O buscan exhoneraciones de pagos en moteles y cabañas a nivel nacional?.
    Se van todos al carajo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s