Luis Abinader en el escándalo de los Papeles de Pandora, nada nos sorprende

Movimiento Popular Dominicano (MPD).

Marxista-leninista.

Fundado el 20 de febrero del 1956.

El escándalo de los Pandora Papers (Los Papeles de Pandora), no ha sido sorpresa para nosotros como organización, pues el capital financiero internacional es parasitario, inmoral y explotador en todos los rincones del mundo, más en la actualidad donde el modelo neoliberal ha montado sus aparatos jurídicos y políticos para garantizar sus beneficios de formas descaradas.

El efecto Pandora, es el producto escorpión, el producto de las serpientes que se muerden las colas en busca de su crecimiento particular e individual.

No hay mejor explicación a eso, que el trabajo que hace Consorcio Internacional de Periodistas de investigación (ICIJ), por sus siglas en inglés, con sede en Washington DC.

No nos llamemos a engaños, ese consorcio no es ingenuo, tampoco imparcial, es la expresión de otro sector del capital financiero internacional en contradicción con el otro sector.

Pues bien, nosotros los dominicanos esta vez entramos en escena, cuando los Pandora Papers implican al presidente Luis Abinader Corona, como dueño de dos compañías Offshores de nombre: Littlecot,Inc. Y Padreso., S.A., se sabe que las constituciones de estas compañías se hacen con el objetivo de evadir impuestos.

El discurso ético del presidente Abinader  se ha desmoronando ante la opinión pública; su cristal moral y la cháchara  de transparencia se le han vuelto añicos.

El presidente Abinader y sus funcionarios, así como los congresistas insistentemente aplican políticas financieras y fiscales al pueblo dominicanos, cuando ellos en la práctica se excluyen siendo los principales evasores de impuestos.

Hay que decir bien claro, que esta crisis no solo afecta a Abinader, aunque es el ojo de la tormenta. Afecta además a dos senadores evasivos, como los son: Alexis Victoria Yeb de la provincia María Trinidad Sánchez y David Sosa Cerda de la provincia de Dajabón.

Son estos los «honorables»  haciendo negocios ilícitos en perjuicio del futuro de nuestro pueblo y país.

Nuestra organización política, (MPD), se une a las denuncias que se han hecho al respecto, pero planteamos que hayan consecuencias políticas, porque jurídicas no las habrá, ya que ellos los implicados tienen el poder en sus manos y lo manejarán a su antojo colocando las fichas donde más le convengan.

No obstante, el pueblo y sus organizaciones democráticas y revolucionarias deben organizarse de manera escalonada para exigir y enfrentar todo esos actos de corrupción e hipocresía del poder oligárquico y neoliberal; el cual en estos momentos de manera maliciosa se ampara en el desacreditado sistema de Fideicomiso (trampa y manto para esconder las inmoralidades de los capitalistas y políticos cuando llegan a la administración del Estado), tal es el caso actual.

Pensemos, que: las clases sociales dominicanas, se siguen definiendo cada día que pasa. Las oligarquías, las burguesía, las clases medias altas y bajas se están definiendo también; estás últimas van por el derricadero, al hoyo de la pobreza y la proletarización acelerada, para encontrarse con los ya desposeídos sectores campesinos, populares, obreros y chiriperos. El resultado puede ser la implosión social de todos los sectores oprimidos.

Eso  y otros elementos detonantes, tenemos que tomarlo en cuenta las fuerzas revolucionarias y democráticas, para identificar y comprender el porqué de las causas  que lleva a los pueblos  a manifestarse en contra de los evasores y repatriadores de capitales financieros.

La honradez, solo se la reclaman al pueblo, mientras ellos, los políticos y oligarcas se dan a la tarea de decretar leyes impositivas directas e  indirectas en perjuicio del pueblo.

En un país organizado y democrático, mínimamente, el congreso hubiese de inmediato investigado e interpelado al presidente, en  éste caso a Luis Abinader y demás políticos; pero el Congreso que nos gastamos está compuesto por corruptos, oportunistas, narcotraficantes, etc., con muy pocas excepciones.

En conclusión tenemos un Parlamento degenerado muy poco  o casi nada fiable.

No podemos seguir en simples teorizaciones, debemos elevarnos a la práctica de calle, con las masas organizadas y decididas, porque vendrán más escándalos y abusos por parte del cambio de reversas que nos han impuesto las oligarquías y sus políticos neoliberales por décadas, no solo ahora con Abinader, por sus implicaciones en los papeles de Pandora.

Esperemos más sorpresas vomitadas por este injusto sistema capitalista y su Estado legalizador.

A rechazar en las calles a los evasores de impuestos!!

Que Abinader explique ya!!

El capital financiero es parasitario con Pandora Papers  o sin ellos!!

Comisión Política del Comité Central.

Santo Domingo, R. D., 5 de octubre del 2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s