Eclécticos y apolíticos

Por Faustino Collado

La crítica al eclecticismo y a los eclécticos que hacen los marxistas no se refiere a la consulta y uso de diferentes autores, fuentes y corrientes del pensamiento. Como se sabe, nadie parte de cero en cuanto al conocimiento se refiere. Marx tampoco partió de cero. Por ejemplo, usó una parte de la dialéctica de Hegel, parte de la Economía clásica liberal y postulados de los pre socialistas. Ahora bien, como buen cientista social, Marx siguió un camino científico: tomó, criticó, dejó, innovó, forjando una concepción superior y completa.

Los eclécticos no hacen eso. Estos reunen, cruzan, solapan, amasijan lo que otros han aportado. De ahí resulta, en buen dominicano, un sancocho o salcocho textual y explicativo. Indefiniciones y confusiones en el estudio y esclarecimiento de un tema o problema.

Generalmente, el ecléctico no toma partido, es un «analista independiente», un sintetizador, y, en ese sentido, es semejante a aquellos que se definen «apolíticos». En el fondo, ambos defienden el estatus quo burgués, aunque sean partidarios de algunas reformas.

Por supuesto, el marxismo no ha explicado muchos temas específicos y nuevos, como algunos aspectos de la preferencia sexual, del medio ambiente, de la Psicología, etc., y por eso, tenemos que recurrir a autores no marxista, pero, con una visión crítica.

Pero, el marxismo si nos orienta ante cualquier problema con su método general de ver la existencia material y social y el pensamiento, que es el método dialéctico, parte del método científico. El marxismo tiene, además una concepción filosófica, que es la materialista, que contribuye a ese entendimiento de la realidad.

¿Solo los marxistas y materialistas usan la ciencia y producen conocimiento científico? No. Y no tenemos problemas con eso si coincidimos en evidenciar la verdad usando métodos científicos. Hay muchas coincidencias epistemológicas entre muchas corrientes diferentes, porque así como el mercado se ha mundializado, la ciencia se ha universalizado.

La quiquiya viene cuando nos adentramos a lo social, a los intereses de clases, al tema de la explotacion, la desigualdad, a la esencia de clase del Estado, donde Weber y sus estudios de la burocracia se queda corto, así como otros eclécticos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s