Posts filed under ‘DESAHÓGATE’

Los Mártires de Chicago, Origen del 1ro de Mayo

Por José Gómez Cerda

1mayo_5SANTO DOMINGO. La situación de los trabajadores en Estados Unidos en la octava década del siglo XIX era muy difícil, como en otras partes del mundo. Sin embargo, emigrantes de diversos países europeos iban a Estados Unidos en busca de una mejor situación económica.

De los grupos de trabajadores, colaboradores y personas dedicadas a la protección de la clase trabajadora surgió la idea de que el día debía tener una distribución proporcional. Las 24 horas debían ser divididas en tres partes: 8 horas para trabajar, 8 horas para estudios y asuntos familiares y 8 horas para dormir. Pero la situación en esa época era distinta:

Los horarios de 12, 14 y 16 horas diarias eran normales: muchos trabajadores debían integrarse a sus labores a las 5 de la mañana y retornaban a las 8 ó 9 de la noche; así, muchos trabajadores no veían a su mujer e hijos a la luz del día.

En aquella época había dos grandes organizaciones de trabajadores en Estados Unidos. La Noble Orden de los Caballeros (The Noble Orden of the Knights of Labor), la mayoría; y la Federación de Gremios y Uniones Organizados (Federation of Organized Traders and Labor Union), fue precisamente en el IV Congreso de esta última organización que GABRIEL EDMONSTON presentó una moción sobre el horario de los trabajadores, la cual decía: “QUE LA DURACION LEGAL DE LA JORNADA DE TRABAJO SEA DE OCHO (8) HORAS DIARIAS A PARTIR DEL 1ro. DE MAYO DE 1886.”

El IV Congreso de la Federación de Gremios y Uniones Organizados, que se efectuó en 1884, aprobó esa moción, que vino a ser parte de su plan de lucha, también para otras organizaciones no afiliadas.

La empresa McCORMICK: En febrero de 1886 la empresa Mc Cormick, de Chicago, despidió a 1.400 trabajadores, en represalia a una huelga que los trabajadores de la empresa, dedicada a la fábrica de máquinas agrícolas, habían realizado el año anterior.

Al mantenerse la huelga y al aproximarse la fecha del día clave que el IV Congreso había señalado, se iba asociando la idea de coordinar esas dos acciones.
Los “Pinkertons (policía privada empresarial) vigilaban todos los pasos de los huelguistas, y fueron contratados muchos “esquiroles (rompe huelgas)”, pero la huelga duró hasta el 1ro. de mayo.

Ese día se paralizaron 20.000 trabajadores en distintos Estados, en demanda del horario de 8 horas de trabajo. Los trabajadores en huelga de la empresa Mc Cormick también se unieron a la protesta.

El 1ro. de mayo era el día clave para exigir el nuevo horario; todos los comentarios y expectativas eran centralizadas en aquella fecha, más aún, se aprovechó el descontento de los trabajadores y la huelga de Chicago.

La prensa de Estados Unidos estaba en contra de las protestas de los trabajadores; por ejemplo, ese mismo día el periódico New York Times decía: “Las huelgas para obligar el cumplimiento de la jornada de ocho horas pueden hacer mucho para paralizar la industria, disminuir el comercio y frenar la renaciente prosperidad del país, pero no podrán lograr su objetivo”.

Otro periódico, el Philadelphia Telegram dijo: “El elemento laboral ha sido picado por una especie de tarántula universal, se ha vuelto loco de remate. Pensar en estos momentos precisamente en iniciar una huelga por el logro del sistema de ocho horas”.

Ese día se realizó una huelga general en Wilkawee, la policía mató a 9 trabajadores.

En Louisville, Filadelfia, San Luis, Baltimore y Chicago, se produjeron enfrentamientos entre policías y trabajadores, siendo el acto de ésta última ciudad el de mayor repercusión. Chicago, donde también estaba la huelga de los trabajadores de la empresa Mc Cormick fue símbolo de una etapa de lucha y sacrificios de los trabajadores.

Ese 1ro. de mayo de 1886 fue tan agitado como se había pronosticado. Como resultado de la huelga los patronos aplicaron el lockout (despido). Más de 40.000 trabajadores se pusieron en pie de lucha. Así surgió como líder un alemán, anarquista, director del periódico Arbeiter Zaeitun (Periódico de los Trabajadores), llamado Auguste Spies.

Spies se convirtió en el orador principal en un acto donde se estaba organizando una comisión de huelga. Parece que la policía, “los Pinkertons” y los esquiroles estaban esperando cualquier actitud de los huelguistas para provocar una masacre…y así fue.

Ese día hubo seis muertos y más de 50 heridos, todos trabajadores.
Esa misma noche Spies fue a la imprenta e imprimió un volante que decía: “VENGANZA, LOS TRABAJADORES A LAS ARMAS”. “Los amos han soltado a los sabuesos: la policía.

¡Mataron a esos pobres, porque ellos, al igual que ustedes, tuvieron el valor de desobedecer la voluntad suprema de sus patronos. Los mataron porque osaron pedir que se acortaran los horas de trabajo.

Si ustedes son hombres, si son hijos de los grandes que los engendraron y que derramaron su sangre para liberarlos, se levantarán con toda la fuerza de Hércules y destruirán el odioso monstruo que trata de destruirlos. ¡A las armas. A las armas!

El día 4 de mayo, en la mañana, la policía disolvió una manifestación donde estaban presentes más de 3.500 trabajadores. Esa mañana apreció otro volante de Spies que decía: “La guerra de clases ha comenzado. Su sangre pide venganza!

Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que nuestros amos lo recuerden por mucho tiempo. Es la necesidad la que nos hace gritar : ¡A las armas. A las armas!”

Ese día se organizó una manifestación en repudio a los trabajadores asesinados, acto que se programó para las 7:30 de la noche en el Haymarket Square (Mercado de Heno). El principal orador, Albert R. Pearson, había comunicado a los organizadores que si se repartía el volante de Spies él no hablaría.

Los principales oradores fueron: Spies (alemán), Pearson (americano) y Samuel Fielden (inglés); poco después de iniciada la manifestación comenzó a llover, la gran mayoría de los participantes y algunos oradores se retiraron.

La policía, encabezada por el inspector John Bonifield, quiso disolver la manifestación, pero varios de los organizadores dijeron que tenían permiso y que todavía el acto no había concluido.

Pero de pronto una bomba lanzada contra la policía vino a interrumpir lo que hasta ese momento había sido sólo palabras.

Varios muertos y heridos de la policía. Esto provocó una represión contra los manifestantes, en pocos minutos había muchos trabajadores muertos y más de 200 heridos.

Cientos de obreros, dirigentes sindicales y personas del pueblo fueron detenidos y torturados. Se ordenó el arresto de los dirigentes de la manifestación, que eran los alemanes: Auguste Spies, George Engel, Adolph Fisher, Louis Lingg y Michael Schawab: los norteamericanos Albert Pearson y Oscar Neebe, y el inglés Samuel Fielden.

En pocos días los dirigentes fueron arrestados, a excepción de Pearson que se entregó voluntariamente el día que se inició el juicio, el 21 de junio de 1886. Se constituyó un Gran Jurado integrado por Joseph E. Gary, Juez Actuante, Julius Grinner, Fiscal del Estado, encargado de la acusación, Willian P. Black, Williamn Foster, Moses Salomon y Sigmund Zeller, representantes de los acusados.

El Jurado, integrado por doce personas, fue electo en su mayoría por el propio Juez Gary, en su mayoría eran personas contrarias a los intereses de los trabajadores.

El 11 de agosto, el Fiscal Julius S. Grinner concluyó ante el jurado, pidiendo que se declararan culpables a los acusados, que fueran condenados a la horca para “salvar a nuestras instituciones y a nuestra sociedad”.

El 28 de agosto el Jurado dictó su veredicto, condenando a muerte a los acusados Spies, Schwab, Pearson, Fielden, Lingg, Fisher y Engel, los cuales debían ser colgados, a Oscar Neebe a la pena de 15 años de prisión.

El 9 de octubre el Juez dictó la sentencia: “Siete a la horca y el otro a 15 años de prisión.”

El movimiento de los trabajadores de todo el mundo se solidarizó con los trabajadores de Chicago, en especial con los condenados a muerte.

El 14 de noviembre de 1887 fue el día de la ejecución de Spies, Fisher, Engel y Pearson, frente a la prensa y un grupo de “invitados especiales”. Antes de ser ejecutados ellos hablaron, repitiendo sus testimonios como líderes de los trabajadores.

Fisher dijo: “En todas las épocas, cuando la situación del pueblo ha llegado a un punto tal que una parte se queja de las injusticias existentes, la clase poseedora responde que las criticas son infundadas y atribuye el descontento a la influencia de las tareas de ambiciosos agitadores.”

George Engel expresó: “Es la primera vez que comparezco ante un tribunal norteamericano, en el que se me acusa de asesino. Por qué razón estoy aquí? Por qué razón se me acusa de asesino?

Por la misma razón que me hizo abandonar Alemania: por la pobreza, por la miseria de la clase trabajadora. Aquí también, en ésta “República Libre”, en el país más rico de la tierra, hay muchos obreros que no tienen lugar en el banquete de la vida y que como parias sociales arrastran una vida miserable. Aquí he visto a seres humanos buscando algo con que alimentarse en los montones de basura de las calles”.

“En qué consiste mi crimen? En que he trabajado por el establecimiento de un sistema social donde sea imposible que mientras unos amontonan millones, otros caen en la degradación y la miseria. Así como el agua y el aire son libres para todos, así la tierra y las invenciones de los hombres de la ciencia deben ser utilizadas en beneficio de todos.

Las leyes de ustedes están en oposición con las de la naturaleza y mediante ellas ustedes roban a las masas el derecho a la vida, a la libertad y al bienestar…”

Michael Schwab había dicho ante el Juez: “Como obrero que soy he vivido entre los míos, he dormido entre sus guardillas y en sus cuevas, he visto prostituirse la virtud a fuerza de privaciones y de miseria, y morir de hambre a hombres robustos, por falta de trabajo.

Pero lo que había conocido en Europa, abrigaba la ilusión de que en llamada “Tierra de la Libertad” no presenciaría estos tristes cuadros. Sin embargo, he tenido ocasión de convencerme de lo contrario. En los grandes centros industriales de Estados Unidos hay más miseria que en las naciones del viejo mundo.

Samuel Fielden, dijo; “Yo amo a mis hermanos, los trabajadores, como a mi mismo. Yo odio la tiranía, la maldad y la injusticia. El siglo XIX comete el crimen de ahorcar a sus mejores amigos. No tardará en sonar la hora del arrepentimiento.

Hoy el sol brilla para la humanidad, pero puesto que para nosotros no puede iluminar más dichosos días, me considero feliz al morir, sobre todo, si mi muerte puede adelantar un solo minuto la llegada del venturoso día en que aquel alumbre mejor para todos los trabajadores.

… Y cuando iban hacia el patíbulo, Spies grito: “TIEMPO LLEGARA EN QUE NUESTRO SILENCIO SERA MAS PODEROSO QUE LAS VOCES QUE HOY USTEDES ESTRANGULAN”

Antes le había dicho al Juez Gary: “Si usted cree que ahorcándonos puede eliminar el movimiento obrero, el movimiento del cual millones de pisoteados, millones que trabajan duramente y pasan necesidades y miserias, si esa es su opinión, entonces, ahórquenos. Así aplastará la chispa, pero aquí y allá, y detrás y frente de usted, a su propio costado, en todas partes se encenderán nuevas llamas. Es el fuego subterráneo y usted no podrá apagarlo”

Los otros sindicalistas guardaron prisión hasta el 26 de julio de 1893, cuando John Peter Atlgeld, Gobernador del Estado de Illinois, otorgó el perdón a los condenados: “ no porque se condoliese de su prisión, sino por un acto de justicia”. El mismo había estudiado el caso y comprobó las injusticias cometidas contra los sindicalistas.

Los acontecimientos que ocurrieron el Chicago, y la muerte de los dirigentes de los trabajadores, dio origen a que en todas partes del mundo, los trabajadores organizados recordaran a “LOS MARTIRES DE CHICAGO”, y que el 1ro. de Mayo, fuera considerado como el día internacional de los trabajadores…

El 1ro. De Mayo, Día Internacional del Trabajo, es una fecha para reflexionar, pensar que los derechos de los trabajadores se consiguen con la lucha diaria.

1 mayo, 2017 at 23:53 Deja un comentario

Lo que traían los guerrilleros en sus mochilas

Por Claudio A. Caamaño Vélez

jan30_03

Santo Domingo. En la noche del 2 de febrero de 1973, hace ya 44 años, un grupo de hombres tocó suelo dominicano. Las playas de Azua fueron su puerta a la amada Patria.

En sus mochilas traían muchas cosas: alimentos, municiones, explosivos, instrumentos de higiene, radios AM-FM, medicinas, brújulas, abrigos, dinero, mantas impermeables, incluso hamacas. Pero sobre todo, muchos sueños y esperanzas, y tanto amor por su pueblo, por la justicia y por la libertad.

Esos nueve hombres poseían una capacidad de entrega que a la generalidad de los mortales nos resulta difícil entender. Nueve hombres con la valentía y el coraje de enfrentar a toda la maquinaria militar de un régimen despótico, opresivo y criminal.

Francisco Alberto Caamaño Deñó (Román), Heberto Geordano Lalane José (Eugenio), Mario Nelson Galán Duran (Juan), Alfredo Pérez Vargas (Armando), Ramón Euclides Holguín Marte (Braulio), Ramón Payero Ulloa (Ismael), Toribio Peña Jáquez (Felipe), Hamlet Hermann Pérez (Freddy) y Claudio Caamaño Grullón (Sergio). Cada uno con su historia, su familia y amigos propios. Cada quien, con la capacidad de poner a su patria delante de sus miedos, y a su pueblo por encima de sí mismo.

Todos, menos tres, dejaron sus vidas en las montañas. Mas los sueños y esperanzas que trajeron en sus mochilas aún están aquí, germinando y creciendo en cada dominicano que conoce su ejemplo.

El presidente Caamaño, una vez, dijo: “el que tiene el derecho ya tiene la victoria, o la tendrá mañana por encima de las alternativas de la guerra, por encima del sacrifico y de la muerte”.

Los guerrilleros de Caamaño obtuvieron la victoria. Les arrancaron sus vidas, es cierto. Pero por encima de la muerte derrotaron al enemigo. Con su determinación demostraron tener más razón que sus contrarios. Los guerrilleros se alzaron con la victoria. Caamaño frente al pelotón que le segaría la vida se sabía a sí mismo vencedor, pues no claudicó en sus principios. La muerte es inevitable, pero la rendición depende de cada quien. Todos vamos a la tumba, pero no todos a la gloria.

Aún vive en nuestro país el germen del mal que ellos vinieron a combatir. Las guerras no siempre se ganan al ritmo que uno supone. La Historia demostrará, como lo está haciendo, que los principios de Caamaño y de sus leales compañeros trascenderán y determinarán el fututo de nuestra nación.

thumbnail_fundacion%20caamano%20conmemora%20desembarco%20de%20playa%20caracoles

Un día tendremos la Patria que ellos anhelaban, y el pueblo dominicano entenderá por qué nueve hombres llegaron por una playa de Azua y se alzaron en las montañas. Aún se nos hace difícil entender el significado de la palabra AMOR.

@ClaudioCaamano

NOTA: Este escrito lo hice hace ya cuatro años, pero hoy lo comparto con ustedes pues tiene el mismo significado, y cobra incluso más sentido ahora, en este instante que vive nuestro país. Estamos en un momento precioso, donde se pueden consolidar décadas de luchas y sacrificios. Claudio Caamaño.

2 febrero, 2017 at 11:09 Deja un comentario

Nicolás Valerio ¡Presente!

Por Manuel Salazar*

nicolas-valerio

SANTO DOMINGO. Fue también una tarde de noviembre, como diría la poetiza…Hace ya 32 años cuando abatido por un perdigón, que le rozó los músculos del corazón, cayo Nicolás, en la rotonda que existía en la avenida Correa y Cidrón con La Avenida Alma Mater. Se suponía que él no debía estar ahí en ese lugar, ni a esa hora del 26 de noviembre de 1982… era viernes y estaba enfermo y el descanso era la prioridad.

Pero la tarde era anormal en la universidad Autónoma de Santo Domingo, donde jornadas de luchas se escenificaban en el campus universitario. La policía arremetió de manera brutal contra los manifestantes estudiantiles disparando su lanza bombas y sus escopetas de cartuchos contenedores de perdigones.

Nicolás Valerio, era de Dajabón, específicamente de Partido, un municipio de esta provincia fronteriza. Vino a la capital y se matriculó en la carrera de licenciatura en historia de la Facultad de Humanidades. Ya casi culminaba su carrera cuando lo sorprendió la muerte.

En el reposo de su habitación en el ensanche La Paz, se enteró Nicolás que los estudiantes de la UASD estaban siendo reprimidos por la policía antimotines, Los cascos negros…y abandonó el reposo, su conciencia de militante del Frente Estudiantil Flavio Suero (FEFLAS), le reclamaba su presencia en el lugar de la protesta y hacia allá se dirigió, con el ánimo menguado por la enfermedad pero atizado por el deber de solidarizarse con sus compañeros con los que compartía responsabilidades de militancia política. Acudió resuelto, identificado con los propósitos de la jornada de lucha a la cita con la muerte, en la rotonda que ya no existe.

Nicolás Valerio fue una expresión genuina de un hijo humilde del pueblo, que acude a la universidad cargado de sueños y propósitos nobles, truncados por el impacto de una munición asesina. Una víctima de una expresión de la barbarie… no se combate con balas una manifestación de estudiantes…de estudiantes verdaderos, que respondían eventualmente, de una manera ingenua, con una piedra. Una lucha desigual: balas contra piedras.

Hace ya 31 años de la desaparición física de un gran ser humano.
Una semana después del hecho, la revista Ahora traía en su portada una foto de Nicolás tendido sin vida sobre una camilla de hospital, con el torso descubierto, los ojos semicerrados…y un titular que dice: A quien culpar de esa muerte?

La muerte en ese instante, se llevó a Nicolás y ya no se podía hacer nada…olvidarlo hoy, es como si lo volviéramos a matar…No lo olvidemos!

Nicolás Valerio ¡Presente!

*Secretario general del Partido Comunista del Trabajo (PCT). Artículo publicado en la página de Facebook del autor.

29 noviembre, 2016 at 12:52 Deja un comentario

Entradas antiguas


Calendario

agosto 2017
D L M X J V S
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Posts by Month

Posts by Category


A %d blogueros les gusta esto: